El día en que la IAAF no reconoció un récord del mundo

El día en que la IAAF no reconoció un récord del mundo

El año 2011 el keniata Geoffrey Mutai, dominador absoluto de la distancia a comienzos de la década, ganó el Maratón de Boston en 2h03.02, marca que significaría un nuevo récord para el evento que celebraba 115 ediciones ininterrumpidas. Al momento de cruzar la meta la alegría de los organizadores y de Mutai eran evidentes, dado que también anotaba un nuevo récord del mundo en la distancia de Maratón, pulverizando los 2h03.59 que desde el año 2008 tenía el etíope Heile Gebreselassie en Berlín.



A los pocos minutos la Federación Internacional de Atletismo se pronunció ante este nuevo “Récord del mundo” en Maratón y no lo validó, provocando el enojo de toda una ciudad, del atleta y de los organizadores. Pero, ¿porqué el ente rector del atletismo mundial no validó la marca?

En su reglamento sobre Maratón, la World Athletics (ex IAAF), expresa que, para validar un récord del mundo en la distancia primero la competencia tiene que estar bien medida, ósea, medir 42 kilómetros y 195 metros (nada más ni nada menos). Boston cumple este requisito. En segundo lugar el punto de partida con el de la meta no pueden estar separados, en línea recta, por más del 50% de la distancia total de la carrera. Es decir, la distancia entre partida y la llegada no puede ser superior a 21 kilómetros. En el caso de Boston, al ser una línea recta, no cumple con el reglamento. Los actuales récords del mundo de maratón tanto en hombres como en mujeres están en Berlín y Chicago, competencias donde la partida y meta están separadas por unos 300 metros aproximadamente. En otras carreras como Amsterdam, Barcelona, Buenos Aires o Viña del Mar, el pórtico de comienzo con el de llegada es el mismo, por lo que no habría inconvenientes.



Otro punto a considerar en su reglamento, es que la disminución total de la altitud entre la salida y la meta no puede exceder la media de 1 metro por kilómetro, es decir, no puede haber una diferencia de 42 metros de altitud entre la largada y el cúlmine de la carrera. Boston tiene 139 metros de diferencia.

l día en que Geoffrey Mutai anotó el “mejor” registro histórico en maratón, corrió durante las casi 2 horas de carrera con viento a favor, lo que era una ayuda extra para lograr la marca. La World Athletics en su reglamento no hace hincapié en el viento, de hecho en las maratones no existen medidores de aquello a diferencia de pruebas en pista donde una marca puede quedar inválida si hay mucho viento a favor del deportista, como los 100 metros planos o el salto largo.

Date

2020-03-26

Category

Competencias, Noticias

Feedback

[contact-form-7 404 "Not Found"]